CAPÍTULO VII

JANES Y JAMBRES EN EL PÚLPITO

 

2 Timoteo 3:1-9           ESTO también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos:

2          Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad,

3          Sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno,

4          Traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios;

 

El Apóstol Pablo predice que en los últimos días, la humanidad se embarcará en un descontrol de ORGULLO, CRUELDAD y EGOÍSMO. Es muy difícil hacer ver esto como una señal del Fin de La Era, porque ya que hemos crecido en esta generación, no tenemos nada a que compararla. 2 Timoteo 3:1-4 describe una sociedad en la cual la ética, la caballerosidad y las Virtudes Cristianas Clásicas se DESPRECIAN; una sociedad en la que a los que defienden la Verdad Bíblica e intentan salir de en medio de los incrédulos y separarse (2 Corintios 6:17) son menospreciados, hasta por los otros cristianos profesos. Ciertamente esto es verdad hoy, en el año 1991.

 

La situación en nuestra sociedad es descripta con precisión por el Profeta Isaías: Y la verdad fué detenida; y el que se apartó del mal, fué puesto en presa (fue víctima fácil): y viólo Jehová, y desagradó en sus ojos, porque pereció el derecho (Isaías 59:15). A cualquiera en el mundo de los negocios que se atreva a ser honesto otro se aprovecha de él. A los empleados que no hacen la vista gorda al fraude o a la injusticia SON REEMPLAZADOS por aquellos que sí lo hacen. No hay juicio. No hay nadie que demande protección contra aquellos que abandonan toda justicia en pos de sus propias ambiciones, ya que la CORRUPCIÓN llega hasta la cima.

 

Verdaderamente, la honestidad y la misericordia son debilidades en una sociedad criminal: la maldad es de lo más exitosa cuando se procede sin dudar. Un delincuente que no mata al policía cuando tiene la oportunidad, después puede ser matado por ese mismo policía. El vendedor que no miente para cerrar una venta, puede terminar siendo rotulado como alguien que no consigue grandes objetivos. Dicen SON SÓLO NEGOCIOS: Sí, la deshonestidad y la crueldad ahora se consideran que son “males necesarios” para una empresa exitosa, y a cualquiera que piense de otra manera se lo considera cándido y poco realista. PERO NO SABEMOS REALMENTE si las cosas son PEORES ahora que una generación atrás; los hombres de todas las generaciones se lamentaron por “los buenos tiempos pasados”, y la Biblia nos dice Nunca digas: ¿Qué es la causa que los tiempos pasados fueron mejores que éstos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría (Eclesiastés 7:10). Y entonces, el que esté rodeado personalmente de gente mala puede estar tentado de pensar que con TODOS y EN TODOS LADOS es igual. Todos sabemos estas cosas, las hemos oído antes; y a la gente todavía le gusta hablar de los “buenos tiempos pasados” como si fueran mejores que éstos. Es IMPOSIBLE convertir cualquier GRADO de decadencia moral en una señal CLARA de los últimos días, porque no sabemos realmente que tanto mejor era la gente en el pasado. Sabemos esto: nuestros antepasados se tomaron mucho trabajo para ocultar su maldad, mientras que hoy en día, muchos tienen la audacia de alardear de su maldad; hasta en la TV, frente a millones.

 

PERO, para nuestra sorpresa, el Apóstol Pablo nos hace saber que la gente que él está describiendo no son paganos hasta la médula ni gente que desprecia abiertamente la religión, ya que sigue diciendo ESTO acerca de ellos:

 

2 Timoteo 3:1-5

Continuación    5          Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita.

 

A QUIENES exactamente está describiendo el Apóstol Pablo se vuelve más evidente a medida que sigue leyendo. Los PERSONAJES MALOS de 2 Timoteo 3:1-4 tienen una apariencia de Piedad. Por ESTO sabemos que Pablo no está hablando del MUNDO: sino de la gente que DICE SER cristiana. Tienen la APARIENCIA de Piedad; PARECEN “buenos” cristianos, pero, niegan el poder de la Piedad. La palabra griega que se traduce por negar significa “abrogar o cancelar”. La palabra griega que se traduce por Piedad significa “devoción, determinación en la devoción a Dios”. No niegan el PODER DE DIOS: DAN A ENTENDER que la Piedad SOLA no garantiza que Dios lo protegerá o que le prestará atención. Déjeme decirlo de otra forma: LO DEJAN CON LA IMPRESIÓN de que su propia devoción firme e inquebrantable a Dios es  causa INSUFICIENTE como para que reciba los beneficios del poder de Dios. NUNCA vendrán sin rodeos y le DIRÁN algo así, porque eso opacaría su APARIENCIA de Piedad. Estos hombres quieren que USTED piense que su propia devoción personal e inquebrantable a Dios es INSUFICIENTE: que NECESITA “algo más”. Como veremos, ese “algo más” que INSINÚAN que usted NECESITA, sólo se puede obtener a través de ELLOS. Lo dejan con la IMPRESIÓN de que usted los necesita A ELLOS para recibir los beneficios y la bendición del poder de Dios.

 

2 Timoteo 3:1-5

Continuación   6           Porque de éstos son los que se entran por las casas, y llevan cautivas las mujercillas cargadas de pecados, llevadas de diversas concupiscencias;

7          Que siempre aprenden, y nunca pueden acabar de llegar al conocimiento de la verdad.

 

A medida que continuemos leyendo, la imagen de QUIENES está describiendo el Apóstol Pablo, se volverá cada vez más clara. Cuando el Apóstol dice Porque de éstos, todavía está describiendo a esos mismos hombres que tienen una apariencia de Piedad. La palabra que se traducen por “entran” significa “entrometerse”. Estos hombres no están “entrando a hurtadillas por la puerta trasera”; se están ENTROMETIENDO en las casas de varias familias, y llevando cautivas a las mujeres tontas. Estos hombres, que tienen apariencia de Piedad, no NECESARIAMENTE cometen adulterio con estas mujeres tontas. Puede que nunca hayan puesto un pie en las casas en que viven estas tontas. Lo que hacen es, volverse INFLUYENTES en las casas en las que se ENTROMETEN. No están secuestrando a estas tontas, ni atrayéndolas físicamente para que abandonen sus hogares. Lo que HACEN es CAUTIVAR a estas mujeres tontas emocionalmente, para que estas tontas crean que NECESITAN a este “hombre” que tiene apariencia de Piedad para recibir la bendición de Dios. Estos hombres “tienen en la mira” a estas mujeres tontas que están cargadas de pecados, mujeres que están CARGADAS CON CULPAS y que son llevadas de diversas concupiscencias. Diversas concupiscencias NO tienen por qué significar deseos sexuales. La palabra para concupiscencias es EPITHUMIA, que significa cualquier pasión o deseo incontenible. Estos hombres que tienen apariencia de Piedad “ponen sus miras” en mujeres emocionalmente necesitadas e insatisfechas, mujeres tontas que siempre están aprendiendo, y nunca pueden acabar de llegar al conocimiento de la verdad. Están buscando una “congregación” de esas tontas, porque tales mujeres nunca se “graduarán” de su dependencia del que tiene apariencia de Piedad. El que tiene apariencia de Piedad SIEMPRE ESTÁ ENSEÑANDO, porque sus tontas siempre están aprendiendo, y no quiere que sus tontas se “gradúen” de su “tutela”.

 

8          Y de la manera que Jannes y Jambres resistieron á Moisés, así también estos resisten á la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos acerca de la fe.

9          Mas no prevalecerán; porque su insensatez será manifiesta á todos, como también lo fué la de aquéllos.

 

Ahora descubrimos EXACTAMENTE A QUIENES estaba describiendo el Apóstol Pablo, ya que Janes y Jambres eran los magos de la corte del Faraón, que eran capaces de duplicar CASI todos los milagros que hicieron Moisés y Aarón (Éxodo 7). Estos hombres que tiene apariencia de Piedad son los miembros de la CLERECÍA PÚBLICA, como lo eran Janes y Jambres. Resisten a la verdad haciendo (o diciendo hacer) MILAGROS, que afirman que son la aprobación Divina de ellos mismos y de sus enseñanzas. Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús cual será la señal de Tu venida y del fin de la era (Mateo 24:3), les advirtió de falsos Cristos y de falsos profetas y de grandes señales y maravillas, tanto así que si fuere posible, engañarán a los mismos escogidos. Estos hombres son una clase “distinta” de falsos profetas de los últimos tiempos. Son ORGULLOSOS, CRUELES y EGOÍSTAS; pero ESTO lo ocultan debajo de una apariencia de Piedad. ADMITEN la posibilidad de MILAGROS, pero SE DESTACAN A SÍ MISMOS como si fueran el CONTACTO DE FE “indispensable” que usted necesita para obtener esos milagros. La mayoría de sus seguidores son mujeres tontas. ¿Le viene a la mente alguna en especial? Yo puedo pensar en varias ahora mismo.

 

Ahora se nos dice que estos IMPOSTORES no irán adelante, ya que su insensatez será manifiesta a todos los hombres DEL MISMO MODO que también lo fue la insensatez de Janes y Jambres. Los magos de la corte del Faraón PODÍAN hacer algunos milagros evidentes, pero sus milagros ESTABAN MUY LEJOS del estándar establecido por Moisés y Aarón (Éxodo 7:11-12; 8:18). Así es que estos hombres parecen ser capaces de obrar toda clase de milagros en un auditorio lleno de gente, o por TV, pero nunca se le arriman a un paralítico en la calle y lo sanan en el lugar, como hicieron los Apóstoles.

 

EL SHOW DE MILAGROS ESTÁ EN MARCHA

 

Arriba del escenario, frente a miles de personas, hay un hombre de traje. Se pavonea con confianza por el escenario y fanfarronea del “poder milagroso” que ha recibido de Dios. Hace que la gente se ponga en fila para dar su “testimonio” acerca de cómo fueron prosperados por “el ministerio del Reverendo TAL y TAL”. Pone su mano en su cara, mira de reojo, y grita “HAY ALGUIEN AQUÍ QUE SUFRE DE MIGRAÑAS Y DOLORES DE CABEZA. EL SEÑOR TE SANA AHORA”. Alguien se para y grita “¡SOY YO! ¡SOY YO! ¡ESTOY SANO!”, y toda la concurrencia se vuelve frenética.

 

En la sala de estar, está sentada una anciana que está sola y enferma. Sintoniza la Televisión Religiosa, esperando encontrar algo de consuelo. Ahí, en la pantalla frente a ella hay un hombre de apariencia digna con una Biblia, que dice Por Sus llagas fuimos nosotros curados (Isaías 53:5). Su corazón se eleva a Dios con fe, y se sana. Después, le escribe una carta al televangelista, que la lee al aire, y dice, ¿VEN?

 

NUNCA escuchamos acerca de “los demás”: aquellas personas que DECÍAN que se habían sanado, pero todavía después aparecieron enfermos. Nunca escuchamos acerca de los MILES que enviaron su dinero esperando que Dios los sacara de un apuro, pero su situación no mejoró. Nunca escuchamos acerca de las multitudes que fueron tropezando hasta su destrucción después de recibir lo que ellos creían que era una “palabra de Dios” por la televisión o por la radio. ¡Qué FÁCIL es decirle a una audiencia de televisión o de radio que “alguien” se sanará o será bendito! Alguien probablemente lo será, pero NO SERÁ a causa del “predicador”, sino porque alguien escuchó la palabra de Dios y la creyó.

Estos “predicadores” no tienen que DAR CUENTA a los millones sin rostro a los que les profetizan. Su correo es FILTRADO por sus mujeres tontas que se aseguran de arrojar a la basura toda carta en contra.

 

SUS TONTAS

 

Si fuese a visitar sus “iglesias” y ver sus congregaciones, o si fuese a examinar sus “listas de correo”, o si fuese a husmear en sus oficinas de negocios, descubriría que LA MAYORÍA de la gente que los apoya son mujeres DE EDAD MEDIA y ANCIANAS. Estas mujeres tontas casi siempre son divorciadas, viudas, solteras, o están atrapadas en MATRIMONIOS INFELICES y NUNCA son salvas. Cualquiera que siempre está aprendiendo y NUNCA puede llegar a acabar de llegar al conocimiento de la verdad, difícilmente pueda ser un hijo de Dios nacido de nuevo (Juan 3:3).

 

Estos “predicadores” les otorgan “aprobación divina” a estas tontas a cambio de sus servicios y de su dinero. Se dejan ver a sí mismos como “héroes conquistadores” y “caballeros con armaduras brillantes”: REGODEÁNDOSE en la adoración  y en la alabanza de tantas mujeres.

 

Por temor a que alguna de sus tontas empiece a sentirse disconforme o insatisfecha, estos “predicadores” se apresuran a exaltarlas a lugares de importancia en la iglesia. El Apóstol dijo Porque no permito á la mujer enseñar, NI tomar autoridad sobre el hombre, sino ESTAR EN SILENCIO (1 Timoteo 2:12). Por si eso no fuera lo suficientemente claro, también dijo esto:

 

1 Corintios 14:34-37    Vuestras mujeres CALLEN en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas (a sus propios maridos), como también la ley dice.

35        Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa á sus (propios) maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en la congregación.

 

El Espíritu Santo se anticipó al gran ESCÁNDALO de oposición a estos mandamientos SIMPLES, CLAROS y SIN AMBIGÜEDADES al incluir lo siguiente:

 

36        Qué, ¿ha salido de vosotros la palabra de Dios? ¿ó á vosotros solos ha llegado?

37        Si alguno á su parecer, es profeta, ó espiritual, reconozca lo que os escribo, porque SON MANDAMIENTOS DEL SEÑOR.

 

No perderé el tiempo defendiendo esto. Dios LO DEFIENDE y LO DEFENDERÁ. A las mujeres no se les permite enseñar a los hombres ADULTOS y NO HAY EXCEPCIONES a este mandamiento del SEÑOR. Las cuatro vírgenes que profetizaban (Hechos 17:9) NO le estaban enseñando a nadie, sino que estaban hablando por INFLUJO DIRECTO del Espíritu Santo: esto significa que no eran “ellas”las que hablaban “por Dios” sino que Dios mismo estaba hablando personalmente “a través de ellas”, y no se nos dice que nada de este “profetizar” tuviese lugar en una “reunión de la iglesia”. No obstante, SÉ que cada RATA puede encontrar un agujero para meterse arrastrándose. Dios va a cazar a todas esas RATAS en el Día del Juicio.

 

DESTRUCTORES DE HOGARES

Y si quieren aprender alguna cosa (las mujeres), pregunten en casa á sus (propios) maridos (1 Corintios 14:35). El Apóstol Pablo lo llama a esto un mandamiento del Señor. Como dije, muchas de estas mujeres tontas están atrapadas en matrimonios infelices. O bien su marido no es cristiano o no vive de acuerdo a sus normas. Ellas toman esto como una EXCUSA para despreciar la autoridad sacerdotal que todo esposo tiene en su propio hogar. El Apóstol dice: Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo (Efesios 5:24). Él no hace NINGUNA DISTINCIÓN entre esposos “salvos” y “no salvos”, sino que simplemente afirma la AUTORIDAD que TODO esposo tiene sobre su PROPIA ESPOSA. El Apóstol Pedro dice exactamente lo mismo:

 

1 Pedro 3:1      ASIMISMO vosotras, mujeres, sed sujetas á vuestros maridos; para que también los (maridos) que no creen á la palabra, sean ganados sin palabra por la conversación (la conducta) de sus mujeres,

 

SE NOS DICE CLARAMENTE que aunque el marido no obedezca a la palabra, que la esposa debe permanecer en sujeción a él, y mediante esta sujeción, pueden inspirarlos para que se salven, o que haga mejor las cosas. Esto significa que si SU marido no quiere que usted vaya a la iglesia, USTED NO VA. Y además, no me puedo imaginar POR QUÉ un hombre no dejaría a su esposa asistir a la iglesia OCASIONALMENTE, siempre y cuando no haya OTRA COSA relacionada con esta “asistencia a la iglesia” que lo moleste.

 

Ahora lo que hacen estos “predicadores” es meterse (entrometerse) en las casas de otros hombres, y llevan cautivas (cautivan emocionalmente) a la esposa de otro hombre. El “predicador” se vuelve el GRAN HÉROE, y el marido se vuelve “equipaje”. Esto trae ENAJENACIÓN y tensión en el matrimonio, y A VECES, estas mujeres hasta dejarán a sus maridos so pretexto de “dedicarse a sí mismas exclusivamente” a Dios. Lo he visto con mis propios ojos y más de una vez.

 

UNA SEÑAL DEL FIN

 

El Apóstol dice que estos hombres, que tienen una apariencia de Piedad, y hacen un montón de “casi” milagros, y se concentran en discípulas femeninas, son una SEÑAL de los últimos días. Bueno, ahí están: y AQUÍ ESTAMOS. Usted sabe DE QUIEN estaba hablando el Apóstol, ¿o no? Probablemente pueda “agarrar su actuación” en televisión esta semana.

 

A ÉSTOS EVITA

(2 Timoteo 3:5)

 

2 Timoteo 3:13-14       Mas los malos hombres y los ENGAÑADORES, irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.

14        Empero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;